¿Puede Youtube enseñarte más que una Universidad?

Mientras que consigo sobrevivir para llegar a mi graduación en la Universidad el mes que viene. Tengo que agradecer enormemente la labor de YouTube. YouTube ha sido un gran ayudante para mis tareas, me ha ayudado a preparar exámenes e incluso me ha ayudado en la definición de algunos términos.

YouTube es aquel lugar al que me dirijo cunado quiero aprender sobre algún tema sobre el que aún no tengo mucha información. Como siempre, es el que me ayuda a entender conceptos y me ofrece multitud de explicaciones diferentes para un mismo tema.

En mi experiencia, una de las ventajas de YouTube es que ofrece contenido para estudiantes en diferentes niveles de aprendizaje. Muchos estudiantes aprenden mejor cuando tienen ayudas visuales y animaciones que mejoran el contenido. Otros estudiantes prefieren aprender poco a poco, a su ritmo, con lo cual YouTube les permite poner pausa y recuperar el mismo vídeo varias veces.

YouTube tiene una gran labor educativa

Hay estudiantes que no tienen acceso a un buen maestro o a según que libro, por lo tanto, YouTube y otras plataformas educativas basadas en vídeos son un recurso fundamental para proporcionar acceso a ese contenido que los estudiantes no pueden acceder de otra forma.

Por supuesto, no estamos hablando de reemplazar educadores por YouTube, ni tan siquiera de tener que elegir uno de los dos. Estamos diciendo que quizás los educadores deberían usar mucho más YouTube para poder combinarse y convertirse en una herramienta mucho más eficaz para la enseñanza.

De hecho, ya existe un tipo de enseñanza conocida como ‘El Aula Invertida‘ que consiste en que el profesor graba la lección y los estudiantes la ven antes de ir a clase. De esta forma, la hora que pasamos en clase con el profesor sirve para resolver dudas, discutir problemas o generar debate.

Hay razones para ir a la Universidad en vez de ver YouTube todo el tiempo. Los profesores te ayudan, te enseñan, te dan su visión, te ayudan con las dudas y te orientan de una forma que no puede obtenerse a través de internet. Los profesores nos ayudan a contextualizar lo que tenemos que aprender y a vincularlo con otros conceptos. Pero no hay que darle la espalda a una herrramienta como YouTube, que también es capaz de ayudarte en tu labor de aprender.

Sin duda nos quedamos con la idea de que la mejor clase no es aquella en la que un profesor inútil no es capaz de explicar una lección a sus alumnos y estos recurren a YouTube para entender esa información desestructurada del profesor. Si no que la mejor clase es aquella en la que el profesor anima y utiliza YouTube y otros recursos digitales para hacernos entender su perspectiva única y valiosa, así como su experiencia respecto a un tema.